Tel: (+34) 971 436 546

Oficinas

En la climatización de oficinas, la prioridad suele ser una temperatura adecuada, dado que este parámetro concentra la mayor parte de quejas por parte de los usuarios. Pero las condiciones interiores son más complejas, e incluyen también la humedad relativa, corrientes del aire, la radiación de calor, y por supuesto también la calidad del aire.

Una característica especial de las oficinas es la alta carga de calor sensible, causada por la elevada ocupación de personas, por el impacto de la radiación solar en edificios con grandes superficies acristaladas, y también por el equipamiento técnico, como por ejemplo ordenadores, fotocopiadoras e iluminación. En consecuencia, la importancia en la climatización de oficinas suele estar en el enfriamiento eficiente, en la deshumectación y en una ventilación adecuada para mantener una buena calidad del aire interior. Los usuarios deben poder ajustar la temperatura en función de sus necesidades. Un sistema de difusión de aire correctamente diseñado evita molestas corrientes de aire.

Una buen sistema de climatización va más allá de las necesidades más elementales – consigue aumentar la motivación y el rendimiento de los usuarios, y reduce las bajas por enfermedad. Para alcanzar este objetivo, no basta solamente con enfriar o calentar, hay que buscar el bienestar térmico de las personas.

También influyen el volumen y las características del recinto. En edificios modernos de oficinas encontramos fachadas acristaladas, la cambiante radiación solar puede causar oscilaciones en la temperatura interior. La menor capacidad de acumulación de calor en paredes de cartón yeso también facilita variaciones de la temperatura radiante.    

Un concepto integral de climatización tiene que tener en cuenta todos estos aspectos, para ofrecer el máximo bienestar térmico con el menor consumo energético posible.    

Las soluciones de Menerga:

Por las características mencionadas, los equipos más adecuados para la climatización de edificios de oficinas y administración son las gamas Adconair y Adsolair, con enfriamiento adiabático indirecto y circuito frigorífico de compresión mecánica. La mayor parte de la potencia frigorífica se produce con el enfriamiento adiabático indirecto. En una segunda etapa de enfriamiento, mediante el circuito frigorífico de compresión mecánica se puede llevar a cabo la deshumectación del aire, para alcanzar un máximo confort térmico en verano. El postcalentamiento para alcanzar una temperatura de impulsión agradable se realiza con un segundo condensador, aprovechando dos ventajas: se trata de calor gratuito, y aumenta la eficiencia del circuito frigorífico de regulación proporcional de la potencia. Se puede alcanzar un EER total para el sistema de enfriamiento del equipo de 10. En funcionamiento de invierno, la recuperación de calor de alta eficiencia alcanza un rendimiento de > 78 %.

En aplicaciones con mayor necesidad de calentamiento y especial interés en recuperación de humedad, la gama Resolair es la solución perfecta. 

En Menerga, siempre tenemos en cuenta las características individuales de cada edificio y de cada aplicación. Juntos podemos encontrar la solución óptima para su proyecto.